sábado, 17 de diciembre de 2011

Los hombres que me he perdido


Lectura de periódicos

Como ya me he agotado de estar de acuerdo con unos y con otros, paso de leer noticias económicas y, en mi lectura de periódico diaria, me dedico a la literatura, la vida social y los sucesos, incluidas las crónicas judiciales que dan mucha risa.
Parafraseando a Sabina, hoy dice el diario que ha muerto un hombre que no conocí, un tal Christoper Hitchens, no se sabe si periodista, ensayista o literato, un hombre que opinaba, políticamente incorrecto y que, por lo que de él se dice, que me puede encantar, por lo que rápidamente lo pongo en mi lista de: "Cosas que quiero como regalo de Reyes", y en la que ya tengo otra petición, que ya os contaré.
Este año quiero ser previsora, no me vayan a regalar otro circuito termal y me pase lo que me pasó ..., aunque,-pobres-, mis hijas tuvieron muy buena intención, y a mi, de entrada, me hizo mucha ilusión el regalo, que así conste.
Bueno pues para empezar, quiero un libro de Chris, que sea su autobiografía, "Hitch 22", en plan cotilla, más que nada para saber quién era o mejor dicho, quién dice él que era, y ver de dónde le venía la mala leche...

Y resulta que el mismo diario Jacinto Antón, en una crónica muy amena, hablando de exploradores y de polos, -polares-, me explica la vida arrebatada de un tipo llamado Fritjod Nansen, un guapo noruego aventurero y explorador que mientras sus camaradas descubrían cosas, se ligaba a sus mujeres y que , a los 67, se hizo una elegante foto en pelota picada ( que por cierto, ya quisieran algunos de 25 el cuerpazo...), mostrando sus coquetos atributos ( en reposo) para mandársela a una amante americana 30 años mas joven, eso en el año 29...
...pues mira, que queréis que os diga, tal como esta el patio y la situación, a lo mejor, y valga la redundancia, lo mejor, sería que emigre a Noruega a ver si éste Frit ( suena a bolsa de patata pero no me importa nada), tiene por ahí algún descendiente, -de esa misma edad, si está igual que en la foto, ya me va bien-, y hablamos de patatas fritas y descubrimientos, encima de alguna piel de oso polar al borde de alguna chimenea, que en Noruega hace mucho frío y no vamos a poder pasear mucho...y además, en mi lista de regalos, me gustaría el libro de las cartas que le escribió a la moza de la foto, una tal Brenda,que parece que es un betseller en su país, y se llama, "Brenda, my darling" y con el que , con un buen diccionario, puedo hacer prácticas de inglés, que ya sabéis que mi interés en este idioma, -y en los demás-, siempre es tirando a antropológico mas que a práctico.

Y como ya ha empezado el frio y esto parece Noruega, os dejo este cartel tan gracioso de la guerra civil...que así, pensando, si hubiera venido Nansen, a lo mejor no hubieran pasado tanto frío...

lunes, 5 de diciembre de 2011

Diciembre

Llevo días queriendo escribir algo entretenido pero, entre que tengo mucho trabajo por las fechas en que estamos, y que los temas se me acumulan, al final no he conseguido escribir nada coherente.
Porque yo quería hablar de la publicidad, el cine y la literatura, de la crisis, la lotería, los políticos ( que no la política), la emigración y el lote navideño, pero siempre desde el patio de mi casa, que por eso soy una vecina cualquiera y no una pensadora internacional...el caso es que con tanto tema se me ha liado mucho la cosa y me pasa como al pobre "escribidor" de "La Tía Julia" ( uno de mis referentes literarios junto con "La conjura de los necios", para que voy a negarlo...) y los argumentos se me han entrelazado y no consigo desentrelazarlos, cosa que me sucede más o menos todos los años por estas épocas navideñas, en que, creo, me resucita un espíritu entre infantil y cínico que me deja bastante lerda para la vida normal.
Cosa que se acrecienta con temas como el de la publicidad y los publicitarios, y es que alguno ahogaría con mis propias manos de la rabia que me dan... ¿O no la da muchísima, ese anuncio de movistar que fusiona a unos supuestos indignados muy guais, con otros supuestos clientes que piden tarifas nuevas? y ¿las consiguen?...¡anda ya!, ¿ a quién se le ha ocurrido?... y encima les darán un premio: están muy bien hechos y tienen buenos diálogos.
La pena es que no destinen su talento para otros fines más humanitarios...
... y vengo del cine de ver la de Polansky, "Un Dios salvaje", y la verdad es que de entrada me gusta bastante, son unos actores estupendos y el escenario, la luz, la puesta en escena, perfecta, pero también hay algo en ella que me incomoda, y no sé muy bien que es, hasta que descubro que es el personaje de Jodie Foster, ( que está estupenda por cierto), el que me parece que no encaja, que sobresale anormalmente sobre los otros tres.
Y es que da la impresión que Polansky se ha vengado de cierto tipo de mujer, seguramente progresista y feminista, y que él considera culpable de la campaña mediática que provocó su condena en los USA y su descrédito en muchos ambientes intelectuales, y lo hace construyendo una mujer absolutamente insoportable, castradora y estúpida en sus certezas morales y éticas, convirtiendo, el feminismo, el progresismo, la denuncia social y la No-violencia, en algo ridículo, propio de mujeres histéricas y poco glamurosas...y se queda tan pancho...y ya se ve qué tipo de mujer le gusta a él...con mirar la suya: ese petardo francés de dientecitos de rata...
pero en fin, no quiero parecer resentida ni que creáis que en algún momento me he sentido identificada con el papel de la Foster, ni hablar del peluquín, pero si hablamos de violencia e hipocresía me gustó muchísimo más la estupenda, "En un mundo mejor", que si no habéis visto, os la recomiendo fervientemente.
Y como se me han liado tanto los argumentos, ya no sé por donde seguir por lo que mas me vale, y os vale, que acabe aquí esta entrada prenavideña en el primer puente de la Constitución, que, por cierto, mucha crisis, pero aquí se ha ido toda la peña...

Rectificación:
La de los dientes de ratón , no es la mujer de Polansky, Emanuelle Seigner, sino la de Johnny Depp, que se llama Vanessa Paradís y es un petardo del que no entiendo que ha visto ese hombre estupendo y que, -como podéis ver-, la envidia me mata y mucho...

jueves, 24 de noviembre de 2011

viernes, 18 de noviembre de 2011

Una familia chino-japonesa


La tía Concha era la última de las numerosísimas hermanas de mi abuela.
Creo que siempre ejerció de pequeña ante sus hermanas y el resto de la familia, y como no llegó a tener hijos y se casó con un hombre mayor que ella, un tipo encantador, que la adoraba y la llevaba en bandeja, siempre tuvo un carácter algo infantil y caprichoso.
Era simpática, pero desde luego no con los niños de la familia, con los que no tenía ni la más mínima paciencia y a los que dedicaba muy poca atención, la justa para no quedar mal con sus hermanas y sobrinas.
Nos gustaba verlos cuando venían de Madrid, porque eran diferentes y bastante ricos: tenían decorador, modisto, joyero, peletero y chófer y nos daba mucha risa porque a pesar de éste y de poseer un automovil estupendo, viajaban en tren hasta Bilbao, ya que el perrito de la tía se mareaba.
El chófer los dejaba en el tren, en Madrid y después rápidamente, iba por carretera a recogerlos a la estación de Abando, como si hubieran viajado todos juntos. Eran unos viajes muy complicados que se repetían varias veces al año.
Al tío, al contrario que a su mujer, le encantaban los niños y nos hacía mucho caso. Era un hombre muy cariñoso y gamberro.
En Navidad, siempre nos hacían algún regalo.
Nos hacían mucha ilusión ya que la vida entonces era muy austera y en casa los reyes eran bastante modestos: una muñeca, o un juego y para de contar, aunque como creo que los elegía ella,eran muy peculiares: siempre eran o muy prácticos o totalmente absurdos.
Así, que yo recuerde, a las tres mayores, un año nos regaló unas autenticas gorras escocesas de lana pura, de ésas con un enorme pompón, que picaban que te morías y que odié toda mi infancia cuando, cada invierno, inexorablemente aparecían del fondo de algún baúl con olor a naftalina, creo que otro año nos tocó la bufanda, más suave pero también eterna, y por supuesto, no nos faltó la inevitable faldita escocesa con el imperdible de marras. Ésa, mi hermana P. y yo, conseguimos reducirla a la nada cuando vimos en una revista la primera minifalda en Carnaby Street, y aún me asombro de que nuestra madre nos dejara salir a la calle poco menos que enseñando las braguitas...
Para compensar otro año nos regaló unos bebés monísimos, con toda su canastilla dispuesta en una cesta de esas planas de ropa de plancha, que nos encantó. Un regalo precioso.
Luego ya fue cayendo en lo absurdo ( sospecho que sus compras coincidían con algún rastrillo pijo navideño) y se dejaba llevar por la inspiración del momento.
El regalo más peculiar fué uno que nos hizo a P. y a mi juntas; nosotras íbamos en bloque, como nos llevábamos muy poco éramos como gemelas.
Se trataba de unos muñecos de pasta pintada a mano, que representaban a una familia que nosotros supusimos alegremente que era china pero que con el tiempo descubrimos japonesa.
Daba igual porque durante muchos años fueron "los chinos".
Eran un padre, una madre y un hijito pequeño, vestidos con kimono de seda, sentados en unas alfombrillas y al moverlos, como absurdamente tenían aquel mecanismo simulando un lloro, parecían unos bebés sin serlo, o peor aún, unos padres-niños. En cualquier caso un efecto muy raro.
La verdad es que eran bonitos y muy delicados para unas unas manazas como nosotras, por lo que nunca nos dejaban jugar con ellos.
Encima como P. era mayor que yo decidió si o si, que la madre, que era la más mona con diferencia, era suya, y el padre, mucho más feo, para mi; el niñito, "salomonicamente" para las dos. Eran como un matrimonio exclusivamente unido por la paternidad. Real como la vida misma.
Fue el típico regalo que durante años adorno nuestro dormitorio compartido y con el que raramente jugábamos, con el paso de los años pasó a una caja, y después, increíblemente, viajó hasta Barcelona ( me sorprende ya que aún recuerdo con indignación todo lo que mi madre tiró cuando nos vinimos a vivir aquí...) , y cuando tuvimos hijas propias, volvió a salir la caja durante las sobremesas de las comidas familiares. Hasta que una de las niñas, me temo que una mía , decidió cortarles el pelo, ante la indignación de la abuela que aprovechó para opinar que ya era hora de que nos los lleváramos a nuestra propia casa.
Como era un indiviso entre mi hermana y yo pero nos llevamos muy bien, decidimos que primero los tuviera ella un tiempo y luego los tendría yo.
P. intentó arreglarlos un poco y los colocó en una especie de caja, por que la verdad, es que a estas alturas ya son unos muñecos muy raros y muy bonitos, pero es un poco chapucera y no le quedaron muy bien..
Hace unos años, se los robé sin que se diera cuenta ( es muy despistada) y los restauré un poquito, los kimonos, el pelo, sustituí lo que faltaba y les hice una caja vitrina preciosa a la que además incorporé unos retratos nuestros tuneados de japonesas, como si fuéramos las antepasadas de la familia, ya para siempre chino-japonesa. Se lo regalé por Reyes en un paquete oriental muy "currao" pero sin renunciar a la propiedad, es más, puse por detrás una explicación del tema por si sus hijas o las mías aún no se han enterado a quién pertenece, y sé que le hizo mucha ilusión.
Ahora, hace unos días, me los he traído yo a casa.
Es como aquellos santos en una casita portátil, que mi abuela tenía durante unos días en su casa, y luego había que llevarlos a la siguiente señora de una lista que ellas sabían de memoria. Recuerdo de un San Antonio que al final sólo tenía dos señoras, ya que las otras se habían ido muriendo, y el pobre iba de una casa a otra sin solución de continuidad...

Mis santos chino-japoneses.
Estoy encantada aunque aún no les he encontrado su sitio, necesito pensarlo.

Es que algo que me ha acompañado casi sin querer y desde hace tanto tiempo, debe de tener un significado que no llego a comprender, pero que me parece mucho más importante que todas las tonterías que me preocupan en mi día a día...

viernes, 11 de noviembre de 2011

PRE PARADOS


Para que escribir algo, sí otros lo bordan...

Juan José Millás. El País 11-11-11

Entre parado y preparado no hay más que un prefijo, distancia que, si nunca fue excesiva, con la crisis se ha reducido hasta extremos insoportables. De hecho, ahora todos los trabajadores somos, en potencia, preparados. La recomendación tradicional de los padres ("hijo, debes formarte para estar preparado") ha devenido en una ironía sangrienta, igual que la expresión "jamás hemos tenido una juventud tan preparada". En efecto, nunca hemos tenido una juventud tan cerca de quedarse en el paro; la mitad de los que acaben sus estudios este año se encuentran ya en situación de preparados. El significado se desliza por debajo de las palabras con el sigilo de una sombra asesina. Estar preparado, que en otro tiempo quiso decir haber estudiado dos carreras y cuatro idiomas, significa hoy encontrarse en la situación previa al desempleo, en el umbral del paro, en la frontera de la desesperación laboral. Ahora que habíamos logrado vivir como si no fuéramos a morir nunca, vamos a la oficina con la certidumbre de que nuestro empleo es la antesala del desempleo. Por eso hay también más trabajadores prejubilados que jubilados y contribuyentes más preocupados que ocupados. Hubo un tiempo, ¿recuerdan?, en el que el prefijo de moda fue pos: nos encontrábamos de súbito en la posmodernidad, en la poshistoria, en la era posindustrial o posanalógica. Parece mentira que un cambio de prefijo implique un cambio tan grande de cultura. Ahora todo es más premeditado que meditado, hay también más prejuicios que juicios y presentimos las cosas antes de sentirlas. Perdido su prestigio el pos, nos hemos dado de bruces con el pre. Pero no imaginábamos, la verdad, un pre tan duro, un pre de premonición, sobre todo sabiendo como sabemos desde el principio de los tiempos que no hay presentimientos buenos, pues no existen los profetas de la dicha.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Noviembre

He encargado unas tarjetas por internet.
Es una empresa online que se llama MOO y que me encanta por lo bien organizada que está su web, las muchas posibilidades que tienen, lo cuidado del producto y lo rápido que lo sirven.
Esta vez no sé muy bien que ha pasado pero no me llega el pedido.
Ningún problema; es muy fácil reclamar, a pesar de que está todo en inglés y mi nivel de este idioma como ya os he contado, es muy elemental...
Tienen un formulario para hacer la reclamación y al cabo de un minuto ya me habían contestado una cartita muy atenta en inglés que más o menos he entendido pero que para asegurarme he metido en un traductor online a los que, he de confesar, soy muy aficionada, basicamente por tonterías como esta.
Y dice:

Querido Carmen ...........,
Gracias por ponerse en contacto con el Equipo de Impresión de MUGIDO.
Envío este correo electrónico para confirmar que su investigación está en nuestra coleta de información y reclamaciones, y que un Agente de Servicio de MUGIDO verdadero, humano le regresará hacia el final del siguiente día de trabajo (esto es el viernes de lunes, excluyendo Fiestas nacionales).
Recuerde, soy solamente un poco de software, tan por favor no conteste a este correo electrónico. Usted encontrará a nuestros Agentes de Servicio mucho más conversacional.
Mejor deseos,
Poco MUGIDO
Robot de Impresión Incansable

Que queréis que os diga, no sé qué me ha enternecido más si el "Agente de servicio de Mugido verdadero humano", si la humildad de "soy solamente un poco de software", si los "Agentes de servicio mucho más conversacionales" o la firma de "Robot de Impresión Incansable"...si se presenta a las elecciones, yo le voto.

jueves, 27 de octubre de 2011

Con el culo al aire...


Como sabéis tengo el vicio de leer periódicos, con una predilección inexplicable por los artículos de opinión de economía.
Es algo que hasta a mi misma me deja estupefacta, cuando de repente, me doy cuenta, de que "otra vez" estoy leyendo uno.
Hoy he recaído y me he leído unos cuantos. Ya puesta ¿que más da uno mas o menos...?
Y es que hoy había mucho material, porque supongo que ya sabéis, queridos, que la UE dice que los grandes bancos españoles necesitan 26.161 millones de euros para recapitalizarse porque parece que tienen "tensiones de financiación y tienen deprimido su capital bursátil".
Ya sé por qué me gusta hacer esto.
Me encanta cómo llaman a las cosas.
Me pone cantidad.

Y digo yo:
no será que lo que tienen es un capital, por llamarlo de algún modo, "imaginario".

Si estos bancos han estado prestando dinero a porrillo a casi más de medio país, a base de considerar que la propiedad que avalaba el préstamo, valía dos o tres veces más de lo que realmente valía...,pues claro..., ahora tienen un montón de activos, que no valen ni por asomo lo que dicen que valen.
Si les damos la pasta esa que dicen que necesitan, 26.161 millones de nada, ellos no sólo no han perdido nada en esta crisis, sino que encima están "blanqueando" legal y europeamente el dinero que en su día se imaginaron tener.
Es un negocio redondo para ellos y ruinoso para nosotros.
Considerando además que encima de recapitalizarse con fondos públicos no nos van a dejar opinar en sus consejos de administración ni nos van a mandar una cesta por navidad...pues, oiga, que les den morcilla.

Como no he estudiado economía en Harvard ni un master en Massachusetts, pues no tengo ni idea de qué hablan los economistas, financieros y demás mentes preclaras, pero si que tengo la duda de si en realidad lo que han estudiado es la forma de hablar para que no entendamos nada de nada y así nos líen de tal manera que aún les demos las gracias después de habérnosla metido doblada...

¿Y si no les damos la pasta?
Lógicamente tendrían que admitir que sus activos no valen lo que dicen que valen y entre otros beneficios para el peatón, tendrían que sacar al mercado toooda esa bolsa inmobiliaria que han acaparado, a un precio real y no a uno de novela de ciencia-ficción...

Ya sé que da miedo pero, ¿porqué no les dejamos que se las apañen solitos?, a lo mejor es el inicio de la solución a la crisis...

No os creáis que sería el caos.
Eso es el fantasma que nos ponen para meternos miedo...
¡Buh!!!!!